domingo, 17 de junio de 2012

El parto

     Tengo pendientes dos post, uno del parto y otro del tema cordón, pero no se que me pasa sobretodo con el del parto que a pesar de que pense que sería uno de los primeros post, me da una pereza enorme escribirlo, creo que porque no me gusta hablar del tema y es algo sobre lo que todo el mundo te pregunta.
     A la pregunta de si el parto había sido como me imaginaba, no tengo respuesta, porque yo no me imaginé mi parto, ya sabía que no iba a poder controlar nada, así que para que imaginar un parto idílico que luego no iba a darse.
     Y a la pregunta de si fue malo, pues creo que sería injusto quejarme con la cantidad de historias que se oyen.
     Todo empezó un martes por la  mañana, me desperté y no notaba al niño, cosa rara porque era muy madrugador, así que me levanté a desayunar Nocilla, (no se que me ha pasado con la Nocilla en el embarazo y la lactancia...), como papa batallas no trabajaba esa mañana, me volví a la cama a que me diera mimitos, al ponerme de lado note una especie de descarga eléctrica muy rara, me levante y cayó algo de líquido al suelo, no muy abundante así que pensamos que era una fisura en la bolsa, podíamos haber actuado con más calma pero como no notaba al niño, decidimos ir ya para el hospital. Lo que recuerdo del trayecto es que como era muy pronto y nuestra calle es casi peatonal, había un atasco enorme con todos los camiones de carga y descarga, así que se me hizo eterno.
     Cuando llegamos me dijeron que estaba dilatada de tres centímetros y que me quedaba allí. 
     Al principio fue bien la cosa, luego empecé a notar mucho dolor. De mis prácticas y de mis estudios de Embarazo, post parto e incontinencia, había sacado dos cosas claras: una no quería epidural y dos que la episiotomía podía convertirse en una pesadilla a largo plazo.
     Toda la gente que me atendió en el parto, ginecóloga, matronas y estudiantes (vamos que hice striptease a medio hospital), me trataron estupendamente, excepto una matrona que me resultó muy borde, incluso cuando yo intentaba establecer conversación era muy seca, como dice papa batallas subía el pan cada vez que hablaba, así que a partir de ahora será conocida en este relato como "la sube panes".
     En mis trece de no querer epidural por nada del mundo mundial, tenía aleccionado a papa batallas para que no me dejara pedirla, más por miedo, no porque esté en contra de las drogas terapéuticas y sea masoca. Mantuve mi idea de la epidural, hasta apróximadamente 11 horas después, porque no pasaba de cuatro centímetros, tenía fiebre, dolores sin descanso debido a la oxitocina (la madre que la parió a la subepanes que me la puso altísima para acelerar el parto), me tuvieron que poner oxigeno, etc... Me habían ofrecido la epidural como ocho veces que yo había rechazado, cuando papa batallas ya cabreado por mi sufrimiento me convenció para que la pidiera, me informaron de que el anestesista estaba con un sangrante en quirófano y no iba a subir, (en mi ciudad sólo hay un anestesista, ##@#*), recuerdo perfectamente que gire la cabeza para mirar a papa batallas y le dije: "Creo que no voy a sobrevivir al parto", de verdad que lo pensaba no se si fueron los dolores, la fiebre, el chute de oxigeno o qué.
     La pobre ginecóloga me dijo que la oxitocina estaba altísima (joder con la subepanes), que me la quitaba para que me disminuyera el dolor, me pinchaba un calmante y volvía a llamar al anestesista.
Continuara...

13 comentarios:

  1. Ains chica pero no nos lo dejes así con un continuará.... está claro que en todo hospital que se precie debe haber una subepanes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ayer no me dio tiempo a terminar el post, espero ponerme esta tarde.

      Eliminar
  2. jiji ahora toca esperar al próximo capitulo...
    yo estuve tres dias de contracciones, empezaron a 10-15 minutos y el tercer día llegaban cada dos minutos, pero no me querían ingresar porque no dilataba... así que imaginate, pedía la epidural hasta en casa (me pasé los tres dias sentada en un sillón y paseando por casa, por la calle era imposible porque me retorcia del dolor)... no se como aguantaste tanto el dolor, yo una de las cosas que tenía clara es que quería la epidural si o si... el dolor lo llevo muy mal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puf, tres días... yo también la pediría hasta en casa, no se la verdad es que antes daban a luz sin epidural, pero no me vi capaz.

      Eliminar
  3. Menos mal que sabemos que esta historia acaba bien, que si no...

    ResponderEliminar
  4. Ay qué miedito da...Entre Baby Boom y estas cosas que leo...menos mal que sabemos que el regalo que te llevas a casa merece la pena tanto sufrimiento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo he visto un día Baby Boom y me puse mala, no me digas porque, demasiados recuerdos y demasiado reciente el parto.

      Eliminar
  5. aqui seguimos pendiente de la continuación del relato.
    Yo tampoco quería la epidural hasta que empezaron los dolores chungos y ahí poco menos que la pedí a gritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya es brutal, espero acabar el post esta tarde.

      Eliminar
  6. que valiente¡ yo la epidural si la quería...espero la siguiente parte del post besos¡

    ResponderEliminar
  7. Voy corriendo a leer el segundo capítulo! Cómo es que siempre hay una enfermera "encantadora" rondando por los hospitales???

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No te vayas sin opinar!

¡No te vayas sin opinar!