martes, 5 de junio de 2012

Un día movidito.

     Ayer a la media hora de levantarme, ya me dí cuenta de que el día prometía ser movidito. Empezando porque desde las once de la noche del día anterior se nos iba la luz, sin ton ni son. No sabemos porqué sin tener nada enchufado saltaba el diferencial, se nos fue la luz como seis veces en dos horas, después de comprobar que el problema era nuestro y no de toda la comunidad o vecindario, apagamos todo y nos fuimos a la cama. Yo cruzando los dedos para que no se fuera más la luz y se descongelara toda la leche materna que tengo en el congelador y que me he ido sacando poco a poco todos estos meses. Sinceramente, si pierdo toda la leche que hay en el congelador, seguro seguro que me llevo un disgusto. (Aunque haya cosas mucho peores).
     A las cinco de la mañana el peque se puso a llorar y por supuesto, no había luz. Otra vez a levantarnos, el congelador ya había bajado cuatro grados, así que soy sincera si os digo que ya no me dormí a gusto.
     Al levantarme empezó la operación "evacuación de leche" llame a mi madre, para que intentara vaciar un cajón de su congelador para que se llevara toda la leche que yo tenía.
Entre esperar a mi madre, arreglar al peque, se me iba haciendo tarde para ir a trabajar, con las prisas tire un paquete de cereales sin gluten y el suelo de la cocina quedo cubierto de una capa monísima de cereales, snif snif
     Cuando bajo al portal, veo una nota que nos informa de que hoy vienen de la electra a cambiar el contador y tenemos que estar en casa. ¿Pero cuanto lleva el papel ahí?. Como a esas horas quedarme en casa ya es imposible, le pido a una vecina que llame si aparecen. Menos mal que al final tengo suerte y llegamos el de la electra y yo a la vez, ya aprovecho y le digo que se me va la luz, me dice que no sabe porqué, pero que cambie el diferencial, que sólo pierdo 50 o 60 euros, (se me ocurren bastantes cosas mejores en que gastar ese dinero, pero tampoco me da mucha opción). Empieza a taladrar y el peque se asusta con el ruido y se coge el pobre un berrinche de campeonato, no consigo calmarle con nada, me empiezo a poner nerviosa, el señor de la electra ajeno a tanto chillido, (empecé a pensar que tenía algún tipo de sordera selectiva anti lloros), empieza a explicarme un montón del cosas como si yo pudiera oír algo con los berridos de mi hijo. 
     Al final el día se saldó con un contador nuevo que no se como funciona (porque yo no tenía sordera selectiva anti lloros), la baja del diferencial, la perdida de los cereales, 50 euros menos en la cuenta, pero el congelador lleno de leche materna  intacta. Menos mal. 
Un beso a tod@s.

14 comentarios:

  1. Madre mía, aunque todo haya acabado bien ha sido un día agotador, lo de la pérdida de la leche habría sido desolador. Menos mal que quedó todo en un susto.
    Un besazo y buena semana! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero que esta semana sea tranquilita. Un beso

      Eliminar
  2. ¿Cómo es posible que coincidiera lo de las idas y venidas de luz con la visita del de electra? Sospechoso cuanto menos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo pensó papa batallas, pero creo que fue coincidencia porque sólo era en nuestra casa.

      Eliminar
  3. Agota solo leerlo, menos mal que terminó bien.
    Buen día.

    ResponderEliminar
  4. Eso es un mami con recursos!! A nosotro en invierno con las tormentas también se nos va la luz a veces. ¿qué harían antes sin electricidad???. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ahora todo funciona con electricidad, antes no, si se iba la luz podían seguir cocinando o calentando la casa.

      Eliminar
  5. Hay días que lo mejor que tienen es que se acaban. Por suerte esos días son pocos, verás como ahora vienen unos días buenos, jeje

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Uf, vaya día! mucho ánimo que por lo menos la leche se ha salvado y eso tiene un valor incalculabe :).

    Bxssss

    ResponderEliminar
  7. Joé, menudo día, las cosas siempre vienen de dos en dos.

    (a tí si que no te entran los premios, media docena, to to to tomaaa)

    ResponderEliminar
  8. es que cuando el dia empieza mal termina mal o arruinada jejeje.

    ResponderEliminar
  9. menos mal! creo que ante la amenaza de descongelación de la leche materna a mí me daría un pampurrio directamente...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No te vayas sin opinar!

¡No te vayas sin opinar!