jueves, 6 de febrero de 2014

El parto de Pequebatallas. Parte I

     Pues nada a contar la historia apasionante del parto... jaja, espero no extenderme mucho, pero no prometo nada.
     Yo quería un parto distinto, si hubiera elegido, habría tenido uno de esos partos que empiezan en casa con contracciones, habría hecho los ejercicios de dilatación (que para eso había pagado las clases) y cuando hubiera llegado al hospital, ya estaría la cosa tan avanzada que sin epidural y de manera rápida mi hijo habría nacido. Pero bueno ese parto tengo que dejarlo para alguna de vosotras.
     Porque yo me levanté aquel lunes lluvioso a las siete menos diez de la mañana y vi que había roto la bolsa, la otra vez fue una fisura y luego nenebatallas con la cabeza tapo la fisura y no perdí más líquido, esta vez no. Y como bien dice Papabatallas no es como en las pelis, que rompes aguas y ya está, no, iba perdiendo líquido todo el rato, lo que me pareció bastante engorroso, me cambié de ropa interior hasta quedarme sin ella, (porque justo la noche anterior a las doce tendí una lavadora y estaba todo mojado todavía, así que casi ni pantalones),  puse todo el suelo perdido y moverme era una odisea.
     Aún así me vestí rauda y veloz dos veces mientras Papabatallas hacía no se muy bien que, creo que terminar de recoger la cocina que no debía de haber terminado la noche anterior. Yo me estaba poniendo muy nerviosa porque el líquido no paraba de salir y no sentía al niño, así que le digo que se de prisa y lo siguiente que veo desde la cama es que se está lavando los dientes. "¿Que haces lavándote los dientes?" le dije con tono de sorpresa. "Ay perdón no se, lo he hecho de manera automática , estoy nervioso" fue su respuesta. Y eso fue la primera y última prueba de que Papabatallas estuviera nervioso, lo siguiente que dijo fue: "uy, y ¿que me pongo?" pero cuando le mire estaba descojonado viendo mi cara ante la broma.
     Llamamos a la abuelabatallas para que viniera a quedarse con Nenebatallas que todavía dormía y mientras Papabatallas fue a por el coche. Mi madre vino con cara de circunstancias, por desgracia tenemos casos muy cercanos de discapacidad grave por problemas en el parto, así que su cara lo decía todo, pero intentó disimular y me dio suerte antes de salir por la puerta.
     Cuando llegamos al hospital pasa lo más surrealista de todo, llegamos a urgencias en el mostrador muestro la tarjeta sanitaria y hace la comprobacion de datos de rigor, al decirme el teléfono, el número es el de mis padres y yo contesto un no, para luego decir sí, en plan que más da. Y la mujer de urgencias insiste: "Que no mujer lo cambiamos ahora mismo, si es un segundin". Y ahí nos teníais a Papabatallas y a mí, (yo chorreando líquido por toda la entrada de urgencias), esperando cinco minutos, mientras la mujer abría ventanitas en la pantalla y tecleaba como una posesa vete tu a saber qué.
     Al final nos da los papeles y el de seguridad avisa a una celadora que aparece toda despeinada, con los zuecos a medio meter y que nos guió por medio hospital sin dirigirnos la palabra, mientras a nosotros ya nos entraba la risa.
     Me hacen un primer tacto y un monitor y nada de dilatación y nada de contracciones, pero la matrona intenta consolarme diciendo que como es el segundo seguro que por la tarde "tengo niño" y no voy a tener de nuevo un parto muy largo. Me dan hasta un zumito y  me deja elegir el sabor, todo un detalle.
     Nos dan una habitación y son las diez y media y sigo sin dilatar y sin contracciones, hago algún ejercicio de dilatación pero como el líquido se sigue saliendo acabo resbalándome. Viene una chica de prácticas me hace un tacto, doloroso no, lo siguiente y encima me hace sangre, viene la ginecóloga que resulta que ha estudiado con Papabatallas y que conozco de toda la vida porque hemos coincidido en el cole y en el instituto, dice que la de prácticas no lo tiene claro y ella me va hacer otro tacto. Para conocernos no es excesivamente simpática, correcta. Salen de la habitación, otra vez la cama llena de sangre, le digo a Papabatallas que "como venga otra a meterme mano que me pongan ya la epidural". Cuando vuelve nos dice que estoy en el límite que podemos esperar o bajarme ya a dilatación y ponerme oxitocina. Soy sincera y perdonarme tod@s los babyhunters, si digo que en ese momento me arrepentí de estar embarazada, pensé otro parto inducido, recordé la experiencia anterior, recordé todos los niños que he tratado con secuelas y en todo lo que podía salir mal y pensé como leches me había arriesgado otra vez, fueron segundos pero hay que ser sincera y lo pensé. Ya sé que no todo pasa en el parto, pero el miedo es libre. Llamé a mi madre para decirle que iba para largo y ella me contesta que ha recogido la ropa del tendedero ya seca y que está en la puerta de maternidad con ella, por si quiero ropa interior. (Madre no hay más que una). Continuará...(mañana)

20 comentarios:

  1. Hola, estoy deseando que llegue mañana para saber como va el parto. Hacia mucho tiempo que los tuve yo y estoy reconociendo muchas cosas.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que a veces se olvidan ciertas cosas. Muchas gracias por leerme. Un beso

      Eliminar
  2. ¡Y qué pocas son las madres que están verdaderamente contentas con su parto! Siempre dista mucho lo que quieres de lo que tienes, porque realmente no es algo que dependa de ti...pero eso te honra, ¡has sido muy valiente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que hay algunas que lo consiguen, mi prima por ejemplo vive encantada cuando está embarazada y los partos, decía que si pudiera paría por mí, porqe no se entera...jaja

      Eliminar
  3. Ay nena, qué momentos más difíciles, cuando los miedos salen a flote...Aquí seguimos esperando la continuación!
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, son momentos duros. Un beso

      Eliminar
  4. jajajaj que crack to madre... eso solo se le ocurre a una madre verdad? que mona.
    Lo bueno de leer estas historias después de un tiempo es que sabemos que pequebatallas está bien y fenomenal, pero sigue siendo como leer una novela o ver una serie que acaba con "continuará..." da una rabia!! jejeje. No tardes en contarnos la segunda parte!!!! besos y si tienes un tercero, comprate más ropita interior.. jijijijijijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si eso decía papabatallas, (lo de la ropa interior) pero fue más ley de murphy poner la lavadora con todo y zas.

      Eliminar
  5. noooooooooo cómo que continuará??? jajajajaja me quedé enganchada :P espero la 2da parte :)

    ResponderEliminar
  6. ayayayay porque sabemos que el pequeñín está ok pero te he entendido tan bien que me ha entrado una angustia al leer tu relato... puf!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hay miedos que sólo se saben cuando ya has pasado por alguno de ellos o los tienes cerca. Un beso

      Eliminar
  7. Pero como que continuará!!
    Pues yo pensé que solo en las películas era donde salía tanto líquido que manchabas el suelo con riesgo de patinazo. En fin, desconocimiento, jejej.
    Qué encanto tu madre! Y que nos sigas contando!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo tampoco pensaba que durara tanto la salida de líquido, que es mucha cantidad sí, pero pensaba que sería más de golpe. Un beso

      Eliminar
  8. Jolines, esto es mantener el suspense y lo demás tontería. Es cierto que en algún momento del parto, creo que todas pensamos que porqué nos metemos en esos berenjenales...
    Lo de la rotura... Yo me puse una compresa de esas de postmaternidad, que me habían sobrado del primer embarazo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi las compresas no me sirvieron, hasta me dieron un pañal para hacerme el monitor... pero nada. Un beso

      Eliminar
  9. pues si esperabas mantenernos en vilo, lo conseguiste, esperando saber mas... tu madre, un sol! ;)
    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese momento me la habría comido a besos otras veces no pienso lo mismo, jaja, pero vivir en la misma ciudad es una suerte. Un beso

      Eliminar
  10. El tercer relato de parto que leo hoy en la blogsfera!!!! Jajajaja!! K bueno!!
    Probablemente los tactos que te hicieron eran maniobras de hamilton.
    Quizas podias haber esperado mas ratito en casa con la bolsa rota a esperar q pasaba...total, puedes estar con bolsa rota hasta 48 horas tirando corto siempre q las aguas sean limpias.. Jeje.
    Estoy desandito leer el resto, q te has quedado en el momento crucial! Un besazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no lo se, porque como siempre dan poca información. Un beso y gracias.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No te vayas sin opinar!

¡No te vayas sin opinar!