martes, 22 de abril de 2014

Comportamientos distintos con el segundo hijo.

     Muchas veces me he preguntado como es posible que hijos de mismos padres, con el mismo ambiente familiar, salgan tan distintos y no lo acababa de entender mucho, parece imposible que un hijo salga muy responsable y el otro lo contrario. Pero en sólo tres meses de vida de Pequebatallas ya estamos haciendo mil cosas distintas, evidentemente muchas de ellas son nimiedades, pero me temo que al final cada hijo tiene unas necesidades y acabas tratándolos de formas distintas.
     Algunas de las cosas que no se me hubieran ocurrido hacer con Nenebatallas y hacemos con Peques son:
     El colecho, no es santo de mi devoción, porque me da terror aplastar al niño mientras dormimos, no me gusta porque me levanto echa un cuatro y al final no descansamos igual. Pero Pequebatallas como mucho aguanta media hora en su mini cuna, se despierta muchas veces y si nota que está sólo, no para de llorar y cuesta mucho calmarlo. Lo único bueno que le veo es el tema lactancia que te permite despertarte poco y que disfrutas mucho más del niño, abrazarlo y acariciarlo mientras me quedo dormida me encanta. Pero sinceramente me preocupa como sacarle de nuestra cama dentro de un tiempo.
     El chupete, lo odio, no lo usé con Nenebatallas, pero ya os he comentado que Pequebatallas llora de manera inconsolable, algo que nos trae por el camino de la amargura, porque él sufre mucho y nosotros acabamos de los nervios, no es que el chupete lo solucione pero ayuda.
     Lo de los lloros lo llevo fatal, no me gusta dejar llorar a los niños pero con Pequebatallas no hay manera, da igual ponerlo al pecho, cogerlo, mecerlo, no encuentra consuelo ya hemos usado terapia craneo sacral y aunque mejora no acabamos de controlarlo.
     Un montón de medicinas y homeopatía: esto me hace gracia, cuando mi cuñada daba a sus hijos homeopatía, nosotros la mirábamos horrorizados, "yo no haría eso y a saber exactamente lo que lleva..." pero cuando con la tosferina nos dejó tirados la medicina tradicional sin resultados, los lloros no tienen una supuesta patología detrás según la medicina tradicional (en cráneo sacral hay alguna ideas de que puede provocarlos) y vas encadenando un virus tras otro, (la semana pasada fue una bronquiolitis), la homeopatía parece un recurso o al menos nos consuela pensar que estamos intentando algo.
     A esto tenemos que sumar que al ser un segundo hijo, tienes la mitad de tiempo porque hay otro niño al que atender, que te reclama, así que la atención es menor que la que recibió el primer hijo y estas menos pendiente de los cambios de pañal por ejemplo.
     Otra cosa a sumar es la personalidad del niño, Nenebatallas odiaba los baños y a Pequebatallas le encantan, a Nenebatallas también le calmaba mucho la música y en cambio a Pequebatallas nada de nada.
     En fin que son personas distintas, muy distintas y que al final tienes que adaptar y cambiar más de lo que pensaba. 
     Seguimos con virus, nos los quedamos todos para nosotros, así que espero estar de vuelta pronto. Un beso

16 comentarios:

  1. Yo también me hacía esa pregunta, pero es inevitable. Cada niño tiene una personalidad y unas demandas, pero con el segundo se tiene menos tiempo y un hermano mayor que enseña también ( sobre todo trastadas)
    Yo soy la tercera, casi me tenía que cambiar sola los pañales jeje
    A ver si van desapareciendo ya los virus!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Papabatallas es el quinto y se preparaba los biberones con tres años, jaja. Un beso

      Eliminar
  2. Cuesta entender que su personalidad, única e irrepetible, se manifiesta ya desde bien chiquitines...
    Espero que os curéis del todo ya, leñe!! :P
    Besototes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también. yo tambien quiero salud, salud y salud para todos.

      Eliminar
  3. efectivamente, cada niño es distinto por eso a mí cuando alguien me viene con una solución infalible o me dice "seguro" lo que tengo que hacer con víctor porque que si no bla bla bla lo cojo todo un poco con pinzas. evidentemente siempre dan ideas pero al final lo que funciona con cada niño es distinto. hay que ir probando. yo no colechaba con victor de bebé y ahora sí, no me ha quedado más remedio. víctor también lloraba muchísimo de pequeño y nunca supe bien por qué. en fin, ánimo y a cuidarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Bego, ya os iré contando los progresos. Es cierto que los consejos a veces funcionan y otras no. Un beso

      Eliminar
  4. Doy fe de tus palabras. En mi caso ha sido al revés. La primera es la que me salió llorona y complicadilla de entender y en cambio esta no llora para casi nada en absoluto y todo nos lo pone muy facil.
    No te preocupes por lo de sacarlo de la cama, intenta disfrutar todo lo que puedas ahora y ya te preocuparás de eso más adelante o nunca. En principio salen de la cama entre los 5 y los 10 años. No se quedan ahi eternamente. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay madre, no se yo si aguantaremos tanto... aunque casi mejor no lo digo, que lo más castigado es la lengua. Un beso enorme.

      Eliminar
  5. Te entiendo perfectamente, Mollete ha sido de llorar y yo la metía en la cama para intentar calmarla y que pudiéramos dormir algo porque yo estaba destrozada. Le daba de todo para los gases y no servía para nada, hasta que un día me cansé y dejé de darle cualquier cosa. En fin, que paciencia, y a pasarlo como mejor se pueda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracia Verónica ya os seguiré contando. Un beso

      Eliminar
  6. Ni siquiera los mellizos se comportan igual. ¡Pero que aburrido sería si todos fueramos iguales! Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Todo niño es un mundo, aunque viva en el mismo ambiente, o tenga los mismos genes que otro niño. Supongo que la adaptación es lo que nos va adecuando a cada niño. Es un "volver a empezar", y lo que a uno le gusta, a otro puede no gustarle.
    Besos especiales, y que se vayan los viruses!

    ResponderEliminar
  8. Yo siempre digo que a los segundos les tocan unos padres mas experimentados, lo cual es una ventaja, pero con el coste de heredar casi todo, que les toque menos tiempo en dedicacion exclusiva, etc... Tiene lo bueno y lo malo :) Aqui tambien del primero al segundo hay muchas cosas que han cambiado, la cosa es que estemos todos bien y contentos, creo yo. El cambio es lo unico permanente, y donde dije Digo digo Diego no tiene nada malo creo yo, si es por el bien comun :) Un besazo y buen comienzo de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, el cambio es lo permanente. Un beso y gracias.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No te vayas sin opinar!

¡No te vayas sin opinar!