lunes, 1 de septiembre de 2014

Un regalo de lactancia

     Ahora que nuestra lactancia llega a su fin, debo de reconocer que Pequebatallas me ha hecho un regalo maravilloso, que si no hubiera tenido otro hijo, jamás hubiese entendido a las mujeres con lactancias prolongadas hasta los dos años o más y es que a pesar de que estaba tan agotada que quería dejarlo, ha habido momentos que me he replanteado todo.
     La lactancia de Nenebatallas fue hasta los ocho meses, por cabezoneria, porque sabía que era lo mejor para él y quería realizar la sensibilización al gluten. Pero para mí fue un sacrificio, lleno de dolor, grietas, mastitis, obstrucciones y un largo etcétera. La de Pequebatallas ha sido todo lo contrario, excepto una crisis que casi nos hace abandonar que ya os conté aquí, no ha habido ni un dolor, ni una grieta, ni una postura ni sitio incomodo para él, ni un pecho preferido ni nada de eso.
     Esta lactancia me ha regalado momentos maravillosos y así quiero recordarlo, llenos de paz y relajación, de una sensación y sentimiento un poco indescriptible, tanto que en los días de más agobio estaba deseando tumbarme en la cama con él para meternos en nuestra burbuja. Otras veces sobretodo si Papabatallas no estaba en casa, no ha sido tan relajado, porque Nenebatallas ha saltado en la cama al ladito nuestro, metía la cabeza para no perder detalle, o gritaba y corría dando vueltas alrededor nuestro... un show.
     También me ha dado mucha más pena abandonar la lactancia, porque salvo fallos, no creo que volvamos a ampliar la familia batallas, así que tengo la sensación, de estar quemando etapas que ya no van a volver y no volver a vivir ciertos momentos me da pena.
     La decisión final de dejar la lactancia ha sido más bien porque Pequebatallas pasaba hambre, lloraba mucho y comía cada muy poquito tiempo, esto unido a que como le duele la boca, más de un día y más de dos, me ha mordido a lo bestia, tirando después como si quisiera comerme. Algún día a las cuatro de la mañana he gritado tanto del susto y del dolor que he despertado a toda la casa.
     Todavía hacemos alguna toma, pero yo creo que porque a los dos nos gusta ese momento, (siempre que no haya dientes de por medio), más que porque le calme el hambre.
     Esta entrada era sobretodo para animar a las madres que tienen malas experiencias con la lactancia con su primer hijo y luego ya no vuelven a intentarlo, si yo me hubiera rendido antes de probar, no habría vivido momentos tan valiosos.
      De paso agradezco a Mo, de "blogueando de mi peque y otras cosas", que en la entrada en la que yo estaba desesperada por la crisis de lactancia, me dejo en los comentarios un enlace que me sirvió de mucha ayuda y creo que ayudó a que todo fluyera mejor.
     Un beso a todos y buena semana.
   

19 comentarios:

  1. Qué bonita la lactancia! a mi me pasó lo mismo, con el primero no me fue muy bien, más que nada por falta de información creo yo, y sólo le di un mesecito, con el segundo me empeñé en llegar a los 6 meses y lo conseguí. La verdad es que recuerdo esa etapa como muy cansada pero preciosa preciosa. Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si es un poco cansado, pero en mi caso al final ha compensado. Son etapas muy bonitas que a veces creo que se disfrutan más en la distancia, que en el momento que estas en pleno agobio. Un beso

      Eliminar
  2. La lactancia es una de las cosas mas bonitas que hay en el mundo (cuando no hay problemas de por medio). Mi hija tiene 8 meses y medio y a veces bromeo con mi madre diciendo que ella va a venir del instituto y va a seguir con su teta. Y es que no quiero que la deje, es pensar en el destete y ya me pongo triste, espero que duremos muchisimos años de lactancia feliz, aunque ahora con los dientes es otro cuento jeje Besitos!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, da penita, yo con el primero con tantos problemas no entendía las lactancias prolongadas y me daban ganas de preguntar a las mujeres que conocía que como era eso posible. En fin. Un beso

      Eliminar
  3. Yo pasé unos primeros días horribles con la lactancia, pero luego era precioso... ojalá no hubiera tenido que dejarla tan pronto! Pero la no-conciliación no nos dejó remedio!
    Aprovecha todos los momentos que te queden, que parece que cuando sueltan la teta crecen mucho más rápido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la conciliación es lo peor y no tiene pinta de cambiar a corto plazo. Parece que cuando ya no hay teta, no hay bebe. Un beso

      Eliminar
  4. Que envidia me dais todas las mamas que habeis podido dar de mamar a vuestros bebes. Yo no consegui que me subiera la leche y esa conexión madre-hijo que se da me la perdí. Es mi espinita... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Rath, lo siento, pero estoy segura de que esa conexión se consigue de otras muchas maneras. Un beso

      Eliminar
  5. Es un regalo, completamente. Pero que pena da pensar en que son etapas que ya no volverán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es lo que más siento que crecen muy deprisa. Un beso

      Eliminar
  6. Yo espero con el segundo poder tener una lactancia prolongada, Vikingo me rechazó el pecho y ni haciendo el pino puente lo quiso de nuevo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te deseo mucha suerte, espero que puedas vivir una experiencia muy buena. Un beso

      Eliminar
  7. ay, qué alegría, esos momentos son pequeños tesoros en el recuerdo, qué bien que los hayas disfrutado tanto.
    seguro que tu post ayuda a otras mamás, la lactancia no es nada fácil.
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no, pero después de esta experiencia creo que también influye mucho la personalidad del niño, que puede ponertelo más o menos fácil. Un beso

      Eliminar
  8. Es una suerte que hayas podido disfrutar de una lactancia tan buena. Y que no te de pena, es lo que hay, se cierran unas etapas y se abren otras nuevas. Hay que intentar disfrutarlas todas!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, pero no se porque me da mucha nostalgia. En fin .Un beso

      Eliminar
  9. Pues yo tenía muchísimo miedo a la lactancia, pero me informé para hacerlo bien y a pesar de no poder estar con mi bebé hasta dos días despues de nacer (yo estaba en la UCI bastante grave, pero esa es otra historia) le di el pecho hasta los 7 meses y fenomenal, ni un dolor, ni una grieta,nada. Solo un mordisco y del grito que pegué ya no me mordió más jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que tu lactancia fuera tan buena, que lo consiguieras después de dos días es un mérito. Un beso

      Eliminar
  10. Qué bien que te ayudase!! Me alegro mucho! :D
    Muas!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No te vayas sin opinar!

¡No te vayas sin opinar!