domingo, 22 de julio de 2012

Poner límites II

     Contando mi otro "disgustillo" con mi cuñada, cierro este tema, la verdad es que me sorprende que sea con ella con la que me esté llevando estas sorpresas, porque de mi suegra me lo esperaba, pero no deja de asombrarme que con la llegada de niños, haya relaciones que no fluyan con tanta facilidad como lo hacían antes o no esten tan en sintonía. 
     Nosotros tenemos el cambiador del niño en el baño que hay dentro de nuestro dormitorio, yo siempre he considerado que los dormitorios de matrimonio son privados, se que habrá gente que lea esto y que no lo considere así, quizá sean manías, no lo se. 
     Como además mi cuñada viene a casa muchas veces a horas que no son de visita, puede pillarnos todavía durmiendo, o duchandonos o sin desayunar,  muchas veces la casa no está recogida como me gustaría.  Evidentemente la parte pública suele estar siempre ordenada, pero la habitación de matrimonio no tiene por que, a veces no me ha dado tiempo hacer la cama o no he podido recoger la ropa y si me molesta que se entere, porque es mi espacio y como lo tenga o lo deje de tener es mi problema. Algunos pensareis como mi madre "Si tuvieras todo recogido no te molestaría:" Pero no es el tema, porque imaginaros que tengo una colección de juguetes para adultos, (no es el caso) o que tengo cuadros mios desnuda por la habitacion (esto lo vi hace poco en el hola) o lo más factible la ropa tirada porque he salido precipitadamente de la ducha porque el peque lloraba. En fin, que después de que varias veces mi familia política se haya colado hasta el baño (que también puede estar manga por hombro) de nuestra habitación, hablé con papabatallas y en teoría iba a zanjar el tema, pero desconozco porque no ha sido así y mira que me extraña porque se de sobra que el no tiene ningún reparo en decirselo, pero que si un día se le ha olvidado, que si no ha salido el tema, que si el no estaba en casa cuando ha sucedido... lo ha ido dejando pasar. Y el otro día después de dos horas en casa, mi cuñada empezó a decir que había que cambiar al niño y ante el miedo de que sea ella quien se dirija al baño (NUESTRO BAÑO) a cambiarle que ya lo hizo una vez, cojo al niño y digo: "Por favor esperarme aquí, que no tardo nada", voy al final del pasillo, cierro la puerta del dormitorio de matrimonio y la del baño, me pongo a cambiar al niño y antes de que le hubiese quitado el pañal, noto un impacto en la espalda que no es otra cosa que el picaporte de la puerta que mi cuñada ha abierto sin miramientos. Me enfadé pero no con ella, conmigo por no saber decirle que no lo haga, porque no quiero que se sienta mal que se que es lo que va a suceder si se lo digo, discutir o colgarme el san benito de rara, porque por no decirlo me sentí agobiada. Se que a muchos os parecera una tontería, ¿creeis que exagero?

21 comentarios:

  1. en absoluto. menudo susto encontrarte con tu cuñada a tu espalda, yo creo que de la sorpresa me habría quedado un poco fuera de juego y sin saber qué decir. ahora bien, como ya sabes qué va a hacer la próxima vez, porque habrá próxima vez, eso garantizado, antes de que suceda di que te dejen a ti cambiarle solita que sabes lo que haces que para eso es tu niño y que prefieres que se queden donde estás mientras tú te vas con el niño. sí, pensarán que eres rara y quizá una borde pero qué más da, lo importante es que tú te quedes a gusto y el peque también. seguro que en un poco de tiempo asumen los límites que les pongas como naturales y ya no tienes que decir nada.

    y sí, la casa de uno es de cada uno y la tienes como te dé la gana, sólo faltaba...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que no, ya lo he intentado por un oído entra por otro sale, repito las mismas cosas yo o papa batallas hasta la saciedad... no funciona.

      Eliminar
  2. Ay yo no creo que exageres, es tu intimidad y ya le recalcaste que ibas a hacerlo tu así que no me parece bien esa intromisión. Yo si en un futuro tengo hijos me imagino que también lo pasaré mal en este aspecto, que soy muy celosa de mi vida privada y de mis formas de hacer las cosas, en fin paciencia hija. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Almenos cuentas con el apoyo de tu marido que tiene la capacidad de manifestar lo que ambos pensaís... mi marido en cambio es incapaz de decir nada de nada asique todo me lo trago o exploto.
    En mi caso son bastante comedidos y cuando están en casa ni se mueven, hasta tal punto no se mueven que han llegado a venir conmigo enferma y me ha tocado ponerles la comida sin poder tenerme en pie... en fín lo de la familia política da para mucho.
    Entiendo lo que comentas de tu dormitorio... imaginate como tengo yo aveces el mío teniendo en cuenta que tengo mellizos... aveces en casa ronda el caos...la suerte que tengo es que ellos cuando vienen avisan con antelación al vivir lejos y por ello me da tiempo a dejar todo perfectooo.... jajaja... ten paciencia guapa que todo cambia cuando uno tiene peques...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el mejor truco es decir: No estaremos,jaja
      Yo desde q soy mami no me guardo ni una, sino m apetecen visitas lo digo clarito y punto,jeje
      YA me inagino el caos q debe ser tener 2, ya lo es con una sola, pues con dos...jeje

      Eliminar
    2. El happyfather es igual, cuando estamos a solas se queja de mi madre, pero no se da cuenta de lo que hacen los suyos. Me enerva todavía más.

      Eliminar
    3. Si al final uno de los dos no está de acuerdo o no ve lo de su familia, se añade más leña al fuego, pero discutir por terceras personas no lleva a ninguna parte.

      Eliminar
    4. Por eso mismo he aprendido a callarme, tuvimos una temporada horrible y decidí que no quiero romper mi pareja por culpa de mi familia política que por cierto solo aparece para lo bueno.... lo dicho que de este tema no nos cansaríamos de hablar jajaja... y pensar que siempre me sentí como una hija más, hasta que nacieron los peques...

      Eliminar
  4. no creo q exageres, todas tenemos nuestras manias...lo malo q haces es no cortarle esa actitud de raiz, si la dejas hacer casda vez será peor y llegará un momento q todo estalle y entonces será peor. Tienes q tener claro que es tu casa tu hijo y tu intimidad y si te tachan de raro por eso, tu la puedes tachar de mal educada. Q manía tiene la gente de querer ver como cambiamos los pañales a nuestros hijos, ami me da una rabia!Ni q fuera un mono de feria, bastante tienen con q los magreemos con toallitas, cremas y demás como para encima tenr espectadores y comentaristas,jajaj...q dificil es todo!jajaj
    besines y animate a dejarle las cosas claras a todo aquel q te moleste o t haga sentir mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que he comentado antes, esta vez no he dicho nada, pero cuando lo hemos dicho no ha servido de nada, lo han seguido haciendo. Parece que no hay solución al problema. Gracias Un beso

      Eliminar
  5. Yo no creo que exageres, desde que tengo al peque estoy más estresada por culpa de la familia (propia y política) que por la crianza en sí.
    Mi madre es una cansina y me pone la cabeza loca, mi suegro hace con el niño lo que le sale de la ingle digamos, lo que digamos, mis cuñadas porque ya han criado se creen más madres y más listas que nadie y tengo que hacer con él lo que les de la gana, mi suegra siempre está por medio diciéndonos lo que tenemos o no que hacer. Un desastre de vida, que te lo digo yo.
    Y, o me peleo con todo el mundo, o me escapo a una isla desierta a vivir comiendo cocos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la isla desierta suena bien, yo no lo descarto,jeje. La verdad es que crea impotencia que no te hagan ni caso. Un beso

      Eliminar
    2. Yo estoy saturada ya que viven lejos pero cuando vienen es para 3 semanas y suelen hacerlo dos veces al año. Mis suegros son muy tradicionales y encima no tienen pelos en la lengua ( o bien llamado poca educación)
      Tengo miedo comportamiento que pueden llegar a tener una vez que nazca nuestro hijo ya que mi cuñada no puede tener hijos y va a ser el único nieto

      Eliminar
  6. yo al menos tengo la suerte de que a casa casi ni vienen, quedamos en la calle en un banquito... eso si cuando viene algun tio, avisan, pero no siempre da para tenerlo todo recogido... a mi me quemaria un montón que invadieran mi intimidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte con lo de la calle y en un banquito, yo casi con que avisaran con tiempo, me conformaba. Un beso

      Eliminar
  7. Esos seres incautos que entran sin ton ni son en los habitáculos de las moradas sin preguntar, y organizando como si fuera la propia. No lo hagan, que no hace falta, jajaja. Pues es que la familia es así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, la familia son los peores jaja Un beso

      Eliminar
  8. Yo creo que lo que te pasa es totalmente normal, cada uno tiene ciertas costumbre que no quiere ni puede cambiar, a mi por ejemplo me sienta fatal que vengan y dejen todo x el medio y me desordenen la casa o que no dejen la habitación recogida por la mañana antes de vestirse y esas cosas (son de fuera y cuando vienen es para varios días).
    Además entiendo perfectamente esa sensación de enfado con una misma por no querer discutir, mas que nada por que tu marido sería el primer afectado, la repercusión de estas discursiones familiares es tremenda, siempre se hace una montaña de un granito de arena, así que no te queda otra mas que seguir confiando en tu marido para que haga de intermediario.

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa!! primero de todo gracias por pasarte por mi blog.
    Veo que ya has conseguido uno de tus sueños!!!!!! como ya sabrás yo estoy en ello, pero me gusta mucho leer vuestras experiencias para irme preparando porque seguro que lo conseguiré!

    Voy a ver...que me explicas!!

    Y ánimo con lo de tu cuñada! no, no son tonterías los blogs están para esto y los amigos también ;)

    ResponderEliminar
  10. Ni rara ni nada. Yo también tengo la parte publica "visible" (todo lo bien que puedo tenerla con mi pequeño terremoto) y hay veces que la privada está indecente. Eso sí, yo tengo la suerte de que nadie sube a la parte privada sin invitación previa.
    Las relaciones con la familia política son tan difíciles... Yo me he sorprendido mucho sé cómo ha podido cambiar tanto la relación a raíz del nacimiento del peque. Y me pregunto... ¿Habremos cambiado nosotras, o serán ellos?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡No te vayas sin opinar!

¡No te vayas sin opinar!